viernes, 21 de marzo de 2014

MUCHO BETIS MANQUEPIERDA



¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?
                 
             A raíz de la tragicómica derrota del Betis en Cuartos de Final de la Liga Europa ante su eterno rival, en adelante el Lado Oscuro de la Fuerza, el Innombrable o el Eje de Mal, e instigado por un personaje tan malvado como inteligente,  a la sazón amigo mío de la infancia, he decidido dedicar unas pocas líneas a reflexionar sobre ese fenómeno psiquiátrico- deportivo que se ha dado en llamar “Manquepierda”.

                El Betis en sus orígenes, llamémosle el Pleistoceno deportivo, era un equipo ganador. De hecho, si la memoria no me falla, fue el primer equipo andaluz en ascender a  Primera División, y el primero en conseguir un título de liga (1935).  Tras la Guerra Civil,  numerosas dificultades de toda índole, incluso políticas, hicieron que el Betis arrastrara sus colores por el barro de Tercera División, no ascendiendo de nuevo a Primera División hasta el año 1954, dos décadas después de aquel título de liga.

                En aquellos años se forjó un nuevo carácter. Aquel equipo capitalino, moderno, aspirante a todo, resistió a base de rifas, de voluntad de unas cuantas familias y se contagió de una inestabilidad institucional que ha sido su marchamo hasta nuestros días. 

                En estos años fue cuando se inauguró la leyenda del manquepierda, el senequismo, y la irregularidad de un equipo capaz de lo mejor y lo peor en breve espacio de tiempo. 

                Su afición jamás lo abandonó, pero sus líderes fueron incompetentes al no saber capitalizar ese caudal  y convertir al Betis en un equipo como el Valencia, o el Innombrable, es decir, capaz de mantenerse en Primera sin problemas y de obtener algún título de vez en cuando. 

                 No soy psiquiatra pero tengo la sensación de que el manquepierda es una respuesta colectiva a una suma de factores concomitantes:

-          La afición bética es sabedora de ser una de las más numerosas de España.
-          El potencial social, económico y por ende deportivo, no está alejado de las zonas altas del fútbol nacional, pudiendo decirse sin ningún tipo de problemas que en este orden estaría dentro de los seis mejores equipos de España.
-          Sin embargo, tras la Guerra Civil,  incluso la propia existencia del equipo quedó en entredicho lo que instaló un evidente conformismo en la afición. La victoria es la resistencia. La derrota deportiva es pasajera, mientras haya un mañana para seguir siendo bético.
-          Las cúpulas dirigentes, las familias de alta estirpe  bética, que brillaron en lo literario, en lo social y en eso tan sevillano de hacerse amigo de toreros y de nobles, no brillaron especialmente  por su honradez y capacidad de gestión económico- deportiva.
-          Existe también un factor externo. El Betis era el tonto simpático, el perdedor guasón, y eso hizo que innumerables poetuchos, articulistas, periodistas deportivos, miembros de la Realeza y demás pelaje se hicieran del Betis, hablaran bien del Betis y alimentaran la mediática leyenda del manquepierda. Cayó en terreno abonado,  y los aficionados del Betis nos lo creímos. Prueba de ello es que el equipo comenzó a caer mal en la época -  efímera- de buenos resultados deportivos de la era Lopera.  

La existencia de potencial, de altas expectativas, de bombo mediático y  de incompetencia dirigente terminó de construir una terrible pescadilla que se muerde la cola.

El Betis mal gestionado, pierde. Su afición, presa de la decepción por las derrotas (no es lo mismo ser del Betis, con 35.000 socios,  que del Portuense, con todos mis respetos) busca ansiosa un placebo para curar sus males. La prensa nos ríe las gracias. 

Y Viva el Betis Manquepierda. 

             Como dice mi amigo el maligno inteligente, esto no deja de ser fútbol, un deporte que si mal no recuerdo, consiste en ganar y cuanto más mejor. 

             El manquepierda nos anestesia, nos adormece, nos impide reclamar lo que es nuestro e inocular en los dirigentes un verdadero miedo a la mala gestión. Aquí todo vale. 

             Pero también, quiera o no mi amigo el oscuro pensador, el manquepierda es su marchamo de resistencia, su leyenda (negra o blanca)  y el motivo por el que somos un club especial y querido mucho más allá de las fronteras de  Híspalis. 

              Y por suerte o por desgracia, en un club centenario como el nuestro, ese carácter es casi imposible de cambiar, y a las estadísticas me remito.

               Yo soy de “Mucho Betis”. Yo soy de Finidi, de Alfonso, de Alexis, de Jarni. 

                Pero también soy aquel adolescente de 14 años que se sacó el carnet una semana después del descenso de Tenerife. Soy de Kukleta, de Fantaguzzi, de Balán Gonzalez, de Perola y de Juan Corbacho. 

                Y no puedo evitarlo, me hago más bético con derrotas como estas. 

                Ayer cuando  fallamos el último penalti sufrí una inmensa decepción pero también nació en mí la voluntad desafiante de sentirme más bético que nunca, le duela  a quien le duela. 

                Que quiera que mi familia prospere no significa que no la ame tal y como es. 

                Por eso, querido amigo de negra alma y oscura piel, aquí tienes  mi humilde explicación racional de la locura del manquepierda, que te ofrezco en este blog para los colegas.

                Todo lo demás, lo legendario, lo irracional, lo poético, se lo dejo a los que saben.

                Por mi parte seguiré pensando en que estamos desperdiciando un potencial social y deportivo inmenso, pero a la misma vez, que hoy me siento reforzado en mis creencias y  unido por un lazo invisible a los cientos de miles de personas que conviven con el privilegio y la condena de ser béticos para toda la vida. 

                 P. D: Y sigo diciendo que Alexis ha sido de los mejores centrocampistas de la historia del Betis. Y lo sabes. 

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Cabesa, ya te decía que tienes un Don de palabra del que yo carezco, además por supuesto de lo que yo llamo perspectiva de las cosas. Tus palabras sobre mi, salvo la oscuridad de mi piel y nuestra amistad desde pequeños, incluida esta penitencia de ser bético, son demasiado edulcoradas. Sin embargo, siendo cierto todo lo que comentas,porque es historia y estás bien documentado, no puedo estar de acuerdo contigo, porque, como ya te dije, esto es fútbol, consiste en ganar y uno debe alegrarse cuando gana y debe rebelarse por todo lo que tan bien has explicado y que ocurre en este maldito club, absolutamente adormecido por su leyenda absurda.
Y digo lo de Leyenda absurda, por un motivo muy importante, la chusma casposa y rancia usa esa leyenda para adormecer a las futuras generaciones, que ahora lloran y sufren como se vió ayer en la tv y que sean ellos mismos los que sigan gobernando el club y el entorno para que todo siga igual y nada cambie.
Lo bonito de la leyenda serviría para saber que somos y de donde vinimos y cuanto nos costó llegar, pero nunca para justificar los fracasos de los incapaces que nos gobiernan y que mi generación en su practica totalidad tiene asumido.
Resulta triste y penoso que uno salga ahora diciendo ahora mas que nunca Real Betis, no, porque no este de acuerdo, sino porque es una obviedad.
Soy bético desde que nací, o desde que tengo uso de razón futbolística para no ser tan sentimental, porque lo fue mi abuelo y lo fue mi padre, soy un enfermo porque mi abuelo y mi padre eran unos enfermos y eso no lo va a cambiar nadie aunque esté el Betis en Regional Preferente, pero dudo yo que un Sevillista no sea igual que yo, nuestro amigo Luengo sirva de ejemplo, nunca dejó de ser sevillista, cuando durante 30 años no había visto una final, y dudo mucho que cambie si las cosas le vuelven a ir mal.Sin embargo nosotros nos creemos mas que nadie porque supuestamente somos béticos cuando perdemos,cuanta falacia en una frase y cuanto daño.
Porque como te he dicho la historia esta ahí, pero para acordarse y luchar por cambiarla, no para tomarse una pastillita y creerse que somos pobres y debemos alegrarnos porque la historia lo quiso así.
Yo por mi parte prefiero seguir viéndome reflejado en los niños que salían en la tv llorando o rezando en la tanda, mientras mi mujer me dice estás enfermo, que en los que hoy piensa que somos grande por como nos comportamos en la derrota.

P.D Ay si Lopera en lugar de mantener al Canario lenguaraz se hubiera traído al PITBULL DAVIDS con Finidi, quizás la historia sería hoy otra, pero eso ya nunca lo sabremos.

UN ABRAZO Y GRACIAS POR LAS PALABRAS, ERES UN PUTO CRACK.

Leon de San Marcos dijo...

Gracias a ti por tu comentario, anónimo negro. Suscribo casi todo.

Anónimo dijo...

Oye chaval¿leon?ustedes que creies
que nada mas a los ¿betista? no le Duelen las derrotas de vuestro
equipo,a quien quereis engañar a
todos aficionados del futbol
español.Yo soy un ultra de mi,
equipo y lo llevo en el alma y en mi corazón,un equipo juega al futbol para ganar y ganar ¿Titulos?.YO no quiero que Mi
equipo sea una COMPARSA del madril
y del farsa,

Anónimo dijo...

"A"¿León? a ti NO te da NA POR el cuerpo cuando un EQUIPO gana un
TITULO EUROPEO,y están todos juntos SALTANDOS de ALEGRIAS con la COPA,dandoles BESOS,que pasa
¿león?,que te ENGAÑA tu MISMO,
mira ¿león? los equipos juegan a
ganar unos ganan ligas,copas,
champio,uefa, otros a mante
nerse otros para no ir a segunda
división.
Y por desgracia de tu EQUIPO,
si ACASO lo vera en la división
de plata ¿vale?.
Y ahora,no venga con el CUENTO del "manquepierda CHAVAL,QUE
en SEVILLA YA NOS CONOSEMOS.
PACO.

Leon de San Marcos dijo...

Muchas gracias Anónimo. Da gusto tener lectores que se expresan con tanto respeto y elegancia, por no hablar del magnífico castellano que empleas.

Todo un sevillista.

Anónimo dijo...

Hola LEON de SAN FERNANDO (Perdona)quería decir, león de san
marco.Yo hablo como ANDALUZ que
soy y SEVILLANO y para contestarle
a un (betista),no hace falta muchas palabras técnica a que "tu"
me entiende,los equipo de futbol
juegan para ganar (TITULOS),no te
acuerda "tu" del O-3 en quince
minutos,el campo se quedo medio
vacio,ustedes que presumen de
(afición).
EL "manquepierda"es simple una
cosa,para que el vuestro (corazón)
no sufra tanto en las derrotas.
PACO.