jueves, 17 de enero de 2013

AL FIN ALGUIEN LEVANTA LA MANO




Hartos de los eufemismos, al fin alguien levanta la mano y llama a las cosas por su nombre: Ley de Reordenación del Sector Público Andaluz = Enchufismo. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha fallado contra los sucedáneos nacidos  de antiguas empresas públicas, fundaciones y tentáculos varios del cortijo en que se ha convertido el sur de España.  El nepotismo y la endogamia laboral tienen los días contados.
Una sentencia contundente
Los cuatro jueces ponentes de la resolución acusan al Gobierno de Griñán de “una flagrante vulneración de los derechos fundamentales contenidos en la Constitución, como son los principios de Igualdad, Mérito y capacidad en el acceso a la función pública. Señores, hablamos de algo serio, no se trata de apuestas deportivas,  se está jugando vilmente con el sueldo de verdaderos merecedores de puestos públicos cuyo único requisito mancante es el trifásico o ladrón, curioso sinónimo para estos impresentables.
Valiente decisión afectará a más de 20.000 trabajadores anulando el punto conflictivo de la norma que es el régimen de integración de los 1.812 empleados provenientes de Dapsa en Agencia de gestión Agraria y Pesquera de Andalucía.  "Contra dicha resolución no cabe recurso alguno, por lo que el régimen de integración del personal procedente de Dapsa en la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía ha quedado definitivamente anulado", apunta el representante de las asociaciones de empleados públicos de la Junta.
Como describe a la perfección Daniel Montero en su obra La casta política, ser político y/o séquito del mismo es un “auténtico chollo” en España, y, después de mucha sangre derramada por sentimientos de injusticias ora ya emigrantes, aunque sea un pequeñito grano de arena se abre una puerta a la esperanza de que no todo está perdido.  
Parece ser que este caso no es el único que la ley ha identificado como corruptela política y social favorable a los enchufistas. La Agencia del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) incorporó a 1.500 trabajadores procedentes de la ya inexistente entre los que se encuentran veintentas de ex cargos socialistas y satélites de los mismos. Lo más grave es que esto no afecta solo al PSOE tan votado y repudiado a la vez por estas latitudes, es que si cambias de región donde el mismo monopolio lo tiene un partido diferente se repite la historia. 
Siento de veras señores que si le ley no se da prisa, la quema de la instituciones no solo se hará necesaria, sino que ascenderá al grado de placer por pura venganza. 

Clara Fajardo Trigueros.