sábado, 26 de mayo de 2012

GENERACIÓN PERDIDA.


El Fondo Monetario Internacional,  uno de esos entes que parecen tener, a espaldas del ciudadano común, la sabiduría escondida y casi mágica de aquello que llamamos economía, ha soltado una perlita  así como quien no quiere la cosa, pero de consecuencias dramáticas y demoledoras:

                “…la profundidad de la actual crisis puede provocar una "generación pérdida" de jóvenes en países como España y Grecia…


                Por supuesto no  he visto a nadie tirarse de los pelos por esta cuestión. Por la pitada de la Final de la Copa del Rey, si. Porque Mercedes Milá está siendo malota con determinada concursante de GH, también. Pero esto de la Generación perdida no ha merecido ni el más mínimo titular, oiga, vaya a ser que por un momento nos paremos a reflexionar y tal….y Dios nos libre.

          Para entender esto de la Generación Perdida no tenemos que irnos a las grandes cifras macroeconómicas. Pensemos simplemente en el arquetipo de joven que todos conocemos, el que abandonó el Instituto en cuanto pudo, se fue a la obra,  o a vender pisos, y se vio con Tres Mil pavos en el bolsillo cada mes, ganando más que su viejo.

                El que se metió  a pagar un piso, un Audi, se echó parienta y la preñó, y se hizo adulto con veintipocos.

               El que ahora tiene un hijo, un Audi que ha tenido que devolver, un piso que duerme sobrevalorado en los activos contables de algún banco hijo de puta, y una parienta con las mismas perspectivas de futuro que él. Cero formación. De vuelta a casa de los padres.  Analfabetismo funcional. Ningún futuro.

                O yo soy muy conspiranoico o la cuenta es bien sencilla: que  vayan saliendo del sistema educativo tantas manos y brazos jóvenes y necesarios para poner solados, ladrillos y enconfrados, que hacen más falta levantado pisos a mayor gloria del negocio inmobiliario, que educándose para su futuro.  La cuenta es meridiana, que quieren que les diga. Carne joven para engrasar las ruedas del negocio.

                Y aunque  no tengo demasiada fé, si me da por pensar en algún político, que, viendo esta situación, se paró a pensar en el futuro a medio plazo, se me ocurre esta otra posible escena: 

-          ¿ Que pasaría si moderamos la construcción, crecemos un poco menos, destinamos parte de estos beneficios a I+ D+ I, mejoramos la educación y preparamos un crecimiento estructuralmente sostenible para cuando estalle la burbuja inmobiliaria? – señaló el político.
-          Pues pasaría que las empresas promotoras y constructoras, que están participadas por nosotros, no ganarían las fabulosas cifras que están ganando, y por tanto sus directivos no se embolsarían las fabulosas primas que se embolsan, ni tampoco nosotros, los directivos de los bancos.- replicó el banquero.
-          ¿ Pero esta generación de jóvenes sin educación ni formación, que va a hacer cuando la burbuja estalle?- preguntó el político en un inusual arranque de honradez.
-          ….Creo que ha llegado el momento de recordarte que tu partido debe 100 millones de euros de las últimas campañas  electorales- selló el banquero.

Y fin de la cuestión. Lo que haga esa carne fresca y anónima cuando todo estalle, no era su problema. No lo es actualmente y nunca lo será. Y los Partidos calladitos, más les vale.

En Derecho Penal hay una figura que resume a la perfección el papel de nuestros dirigentes en el expolio humano que se ha cometido en España en los últimos doce años: Cómplice.

Esos políticos cómplices siguen al mando de la nave. Los mismos. El mismo sistema.

¿ De verdad se extrañan de que el rescate a Bankia vaya a costar cuatro veces más de lo recortado a la educación ?. Es más de lo mismo. El dinero gira, vuela, el botín (curiosa coincidencia) se reparte, y nosotros no vemos un euro.

El dinero está en Suiza. En Comores. En Belice.

O pagando los masters de algunos en Duke, Harward, y demás Universidades de élite del planeta.

El hijo de aquel Consejero de aquella autonomía tiene 3 masters internacionales,  y sabe 5 idiomas. 

El no ha vuelto a casa de sus padres, ni es analfabeto funcional. El no forma parte de esa Generación Perdida.

Eso es para los pobres que siguen indignándose con la pitada de la Copa del Rey o con la actitud de la Mercedes Milá…

¿ Cuántas generaciones más tenemos que perder para empezar  tomar las riendas de nuestro destino ?. Por lo civil o por lo penal......

2 comentarios:

Blanca Botello dijo...

El desánimo inunda. Al leer tus líneas pienso en la paradoja de la gesta de la ley del suelo de manos de Rato (y su prolongación en el tiempo por los siguientes gobiernos)y la nueva gesta "gestionando" activos tóxicos que él mismo comenzó. Generación perdida y bien perdida, http://www.publico.es/espana/432742/los-nuevos-excluidos-que-genero-la-crisis
Bueno y sin olvidar a los más pequeños http://tv.unicef.es/tv.php

leondesanmarcos dijo...

Muchas gracias por tu comentario ¡¡¡